Aunque una serie de estudios recientes dan a entender que los sonidos que escogemos para ciertos conceptos no son totalmente aleatorios, la teoría tradicional lo niega.

Desde hace un siglo el suizo Ferdinand de Saussure, uno de los padres de la semántica, dejó claro que los sonidos de las palabras no tienen relación con su significado; no son más que etiquetas arbitrarias.

Pero el megaestudio de Christiansen, que examinó palabras en 6.000 lenguas y dialectos de América, Asia, Europa y Australasia, reveló otra cosa.

BBCMundo con más detalles.

Dejar respuesta