A través de simulaciones, juegos y dinámicas, los trabajadores viven situaciones que generan emociones y sensaciones, las cuales les permiten asumir compromisos para modificar conductas en su ámbito laboral. Una modalidad de formación cada vez más utilizada por las empresas.

Los programas de formación son una de las herramientas más utilizadas para el desarrollo profesional, ya que además de mejorar habilidades en los propios colaboradores, entrega a las empresas la posibilidad de contar con equipos de trabajo más eficientes, calificados y productivos.

En esa línea, las capacitaciones experienciales han tomado fuerza durante los últimos años, como instancias que permiten a los trabajadores aprender desde la auto-exploración a través de juegos y dinámicas como la simulación. “El objetivo de estas actividades es mejorar competencias como el trabajo en equipo, la comunicación y planificación, la creatividad y el orgullo de pertenencia de los trabajadores, lo que se traduce en el éxito de una organización”, explica Pilar Pérez, Directora de Adecco Training & Consulting.

Al mismo tiempo, los participantes pueden vivir situaciones que generan emociones, tomando conciencia de los aspectos que deben mejorar de una forma inductiva, permitiéndoles asumir compromisos de modificación de conducta. “Está demostrado que al momento de aprender se retiene mucho más cuando es experimentando; una persona aprende el 80% de lo que vive y descubre por sí misma”, comenta Pilar Pérez.

Sin embargo, es importante que las compañías evalúen cuidadosamente el tipo de programa a realizar, según el aprendizaje deseado y el grupo que participará. “Por una parte, están las capacitaciones experienciales outdoor, que se realizan al aire libre y facilitan la abstracción de las obligaciones cotidianas. Son muy positivas porque generan una predisposición favorable por parte de los trabajadores, pero a su vez requieren de una planificación mayor”, explica Pilar Pérez.

En tanto, el formato indoor por lo general se desarrolla en un aula, pero con actividades muy similares. “Existen muchas dinámicas que se pueden realizar al interior de una sala sin perder el enfoque experiencial, como por ejemplo actividades de simulación de oficio, resolución de casos o cualquier forma de team building”, explica la experta de Adecco Training & Consulting.

Si bien ambas experiencias tienen características específicas, Pilar Pérez asegura que la efectividad en el traspaso de conocimientos y habilidades puede ser igualmente exitosa. “Para ello se debe trabajar en el diseño del programa vinculándolo a las conductas que se desean modificar y haciendo una medición posterior a la capacitación, donde se pueda analizar el nivel de impacto, cumplimiento de objetivos y, por ende, el éxito de la capacitación”.

Dejar respuesta