La cantante habló sobre su lucha para superar la depresión posparto. “Hay días en los que me siento tan debilitada que apenas me puedo mover”, dijo la canadiense.

Como muchas mujeres, Alanis Morisette (43) creció soñando que se convertiría en madre. Sin embargo, nunca imaginó que iba a sufrir una fuerte depresión post parto luego del nacimiento de los dos hijos que tuvo con el rapero Mario Souleye Treadway (37).

“Hay días en los que me siento tan debilitada que apenas me puedo mover”, dijo la cantante canadiense a la revista People. “Cuando era chica, me imaginaba teniendo bebés junto a un increíble compañero, pero esto es algo completamente distinto”, agregó.

La ganadora del Grammy tuvo este trastorno tras dar a luz a su hijo Ever Imre hace seis años. Empezó a sentir diversos síntomas como dolor físico, insomnio, letargo y visiones horribles de su familia siendo lastimada. Lo peor es que tardaron 16 meses en diagnosticarle esta afección.

Infobae te cuenta más.

Dejar respuesta