El arte es clave en el desarrollo intelectual de los niños hasta los 10 años de vida

0
534

En un evento organizado por Faber-Castell, la neurosiquiatra Amanda Céspedes explicó que integrar la música y el dibujo en la enseñanza de los más pequeños ayuda a estimular el hemisferio derecho de sus cerebros, en el que domina la creatividad. Esta área a su vez será vital para potenciar el aprendizaje conceptual que el modelo educativo tradicional exige, facilitando el desarrollo de personas más integrales, innovadoras y felices.

Desde hace más de dos siglos, la educación occidental se ha basado en un paradigma que da toda la importancia al desarrollo de las letras, las ciencias y las matemáticas, disciplinas que están relacionadas con el hemisferio izquierdo del cerebro. Sin embargo, con el avance de las neurociencias se ha descubierto que en ese aprendizaje el hemisferio derecho, relacionado con la creatividad, tiene un papel fundamental.

Así lo explicó la neuropsiquiatra infantojuvenil Amanda Céspedes, quien participó en el lanzamiento de la temporada Back to School 2016 de Faber-Castell. La especialista en neurociencias comentó que la escolarización tradicional hiperdesarrolla solamente un hemisferio del cerebro, que es el lado conceptual y que sirve para aprender definiciones, fechas, datos y describir fenómenos. “Pero tenemos el otro lado, el derecho, que es un gran potenciador de los aprendizajes, donde está el hacer, la creatividad, el percibir, el registrar, el transformar la experiencia, lo que ocurre por una integración de funciones que hace este lado del cerebro”.

El desarrollo del hemisferio derecho es más potente durante los primeros 10 años de vida, mientras que en la segunda década va cobrando importancia lo conceptual, por lo que contar con un buen desarrollo en esos primeros años permitirá un aprendizaje más sólido e integrado. “Hay muchas evidencias que muestran que las artes, especialmente la música y las artes visuales, son potenciadoras del aprendizaje”, recalca la experta, y agrega que “existen diferentes etapas del aprendizaje: aprender, enriquecer lo que se aprende y potenciar lo que se aprende, y en todos esos pasos las artes tienen un papel muy importante”.

“Las artes visuales, el dibujo, la pintura, la ilustración, el colorear, para los niños antes de los 10 años tienen una enorme importancia y aportan además un valor muy grande en el desarrollo de la personalidad”, recalca la experta.

Para Roberto Gellona, director ejecutivo de Faber-Castell, “esta mirada sobre el aprendizaje, que recupera el rol del arte y la creatividad como herramientas que potencian a los niños, impulsando sus capacidades e incentivándolos a expresarse y resolver problemas de manera innovadora, es una de las motivaciones que nuestra compañía tiene al diseñar sus productos, teniendo siempre en cuenta las necesidades de los estudiantes e imprimiendo en ellos atributos como la ergonomía, la calidad de los materiales y la responsabilidad hacia el medio ambiente”.

“Desde el año pasado hemos visto mucho interés por los libros para colorear, por ejemplo, una tendencia que muestra que niños, jóvenes y adultos necesitan del arte para continuar desarrollando su propia creatividad y de esta manera enfrentar de mejor manera las exigencias de su vida académica y laboral”, agregó Gellona.

Según Céspedes, en tanto, el enfoque educativo tradicional, que prioriza el aprendizaje conceptual, tiene que cambiar para adaptarse a los requerimientos del siglo XXI, que exige personas creativas, innovadoras y que puedan trabajar de manera colaborativa. “Cuando se desarrolla en forma potente y en forma sólida este lado del cerebro, la persona podrá elegir en el futuro profesiones que son altamente del hemisferio izquierdo, es decir, conceptuales. Como tiene tan bien desarrollada esta otra parte, esa persona es mucho más original, innovadora, creativa en lo que hace, aun cuando lo que haga sea altamente conceptual. El desarrollar este lado del cerebro contribuye a formar a las personas de este siglo, que tengan ideas originales, que es algo que es altamente valorado hoy en las empresas”, concluyó la especialista.

Back to School 2016

Buscando continuar entregando productos adecuados para que los niños logren explotar todo su potencial artístico y creativo, para la temporada 2016, Faber-Castell presentó una serie de artículos ecológicos, durables, ergonómicos y de gran calidad. Dentro de los más destacados se encuentran:

  • Línea EcoLápiz: Presentes en lápices grafito y color, los EcoLápices de Faber-Castell tienen un diseño ergonómico triangular y puntos en relieve antideslizantes que aseguran un trabajo sin interrupciones y una menor presión en las manos al escribir. Están confeccionados con madera 100% reforestada y con una técnica especial que asegura que la mina de cada lápiz se adhiera al cuerpo de madera, evitando los quiebres y asegurando una mayor vida útil.

  • Línea de Papelería: Con el objetivo de apoyar el desarrollo de la creatividad de los niños, esta nueva línea de papelería Faber-Castell incluye distintos tipos de papeles como cartulina española, papel lustre, papel entretenido, cartón corrugado, cartulina metálica y goma Eva, organizados en carpetas que incorporan una actividad diferente para cada material, en la parte posterior del envase.

  • Línea Zip It: Una innovadora gama de estuches, monederos y mochilas llenas de color y entretención en la que animales y monstruos se arman a partir de un largo cierre. Los accesorios de la Línea Zip It están diseñados para cautivar a toda la familia por ser prácticos y llamativos.

  • Lápices Polychromos: Permiten la combinación perfecta entre el dibujo, la pintura y la acuarela. Incluyen un sistema de marcación de estrellas o asteriscos en cada lápiz que indican su grado de duración luminosa. Mina extra gruesa de 3,8 mm y de gran resistencia a la rotura. Son ideales para arte terapia y libros para colorear para adultos.

Dejar respuesta