Gracias a datos obtenidos por una sonda lunar india, se pudo comprobar algo que se sospechaba desde 2008. Esa agua podría ser extraída, dicen los expertos.

Un análisis publicado este lunes (24.07.2017) por la revista Nature Geoscience asegura que el satélite natural de la Tierra tiene agua atrapada en numerosos depósitos volcánicos distribuidos en su superficie. A esta conclusión llegaron investigadores del Departamento de Ciencias Planetarias, de la Tierra y el Medio Ambiente de la Universidad de Brown, tras detectar señales de esa sustancia en cristales volcánicos lunares.

La investigación, liderada por Ralph Milliken, de Brown, y Shuai Li, de la Universidad de Hawái, analizó datos recopilados por la sonda luna india “Chandrayaan-1” que confirmaron las sospechas que un grupo de geólogos de Brown, quienes detectaron en investigaciones realizadas en el año 2008 señales de agua en algunos cristales traídos a la Tierra por las misiones Apollo 15 y 17.

“(El agua) está distribuida en la superficie, lo que nos dice que el agua encontrada en las muestras de los Apollo no fue algo aislado. Los piroclásticos lunares parecen ser universalmente ricos en agua, lo que sugiere que lo mismo pueda ocurrir en el manto”, subrayó Milliken. Los investigadores estiman que los depósitos son grandes y el agua podría ser extraída.

Más detalles en DW

Dejar respuesta