«Mi cuerpo hizo crecer un esqueleto adicional». Así resume Jeannie Peeper la extraña condición que padece.

Un problema genético hace que donde debería haber músculos y otros tejidos blandos crezcan huesos adicionales. Su madre notó desde el principio que Jeannie no era como sus otros hijos: su boca no se abría tan ampliamente.

Y cuando Pipa tenía tres meses empezó a tener inflamaciones en la parte de atrás de la cabeza. Preocupados, los padres de Jeannie la llevaron a médicos especialistas en huesos.

BBCMundo te cuenta más.

Dejar respuesta