IGLESIA Y AÑO JUDICIAL

0
990

Recordando la invitación del Papa a salir a las periferias y resaltando la labor pastoral se dio por inaugurado el año judicial 2014.

 

             “Hemos logrado, por segundo año consecutivo, disminuir el número de causas pendientes y sin duda tenemos que seguir intentándolo”. Con estas positivas palabras sobre los resultados del envío de nulidades de matrimonios a la Rota Romana y sus veredictos, el presbítero Jaime Ortiz de Lazcano, vicario judicial de Santiago, inauguró el año judicial 2014 en el Palacio Arzobispal.

 

                   Según publica el sitio oficial de la Iglesia de Santiago, en la actividad se resaltó el aumento en el número de jueces y defensores del vínculo, junto con ello, se destacó que la verdad, la caridad y la justicia son los pilares fundamentales del buen trabajo que ha llevado a cabo hasta hoy la Vicaría. Para Ortiz de Lazcano, “el acercamiento a la verdad de los hechos redunda en una iluminación muy particular en la vida de las personas, la cual quiere llevar a la sanación y a la reconciliación”, manifestó.

 

                La ocasión también sirvió para hablar sobre el fuerte desconocimiento que existe entre sacerdotes y laicos sobre el trabajo jurídico y pastoral que mantiene hoy la vicaría. Ahí, se informó sobre la importancia que tendrá la Misión Territorial 2014 para esto. Se detalló que se harán cambios en su sitio web, se visitarán las vicarías zonales y el Seminario Mayor de Santiago, además se citará a todos los párrocos de Santiago para que conozcan sus dependencias y funciones, se transmitirá un programa bimensual en Radio María y se contactará a los medios de comunicación, pues “en la medida en que el pueblo de Dios no conoce la existencia ni la dinámica del Tribunal Eclesiástico, se le está denegando la justicia”, corroboró el vicario.

 

                 El cardenal Ricardo Ezzati por su parte, fue el encargado de cerrar el encuentro. Reconoció la labor misionera que desarrolla en estos tiempos la Vicaría Judicial y la valoró como necesaria para el crecimiento de las personas y grupos: “El trabajo de la Vicaría Judicial no abarca solo la dimensión jurídica, sino que la globalidad de la misión de la Iglesia desde la acogida, la búsqueda de la justicia en su situación y la animación del proyecto hermoso de la vida compartida en familia”, valoró.

 

            Sobre los avances del Sínodo de Obispos sobre la familia que se llevará a cabo en octubre del próximo año, Ezzati no dejó de lado la importancia de este acontecimiento y paralelamente, resaltó la importancia en la sociedad actual de la familia y el matrimonio, ya que según explica, son relevantes para la cultura de nuestro país.

 

            Sobre lo anterior, explicó las dos iniciativas que mantiene el Episcopado chileno para mejorar el quehacer de este ámbito. Ricardo Ezzati dijo que desde el año pasado que se está reflexionando sobre la competencia de los tribunales nacionales y el de la Santa Sede. Sobre el balance de lo realizado el año 2013 que mencionó el vicario Ortiz de Lazcano, el cardenal solicitó al Vaticano que alguna de las competencias propias de los tribunales de la Rota Romana pueda ser transferidos a la conferencia episcopal o a un tribunal dependiente de un obispo, ya que con ello “nos debiera ayudar a agilizar los procesos”, evaluó.

               A la ceremonia asistieron el Arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati; el Obispo Auxiliar, monseñor Pedro Ossandón; el Obispo Auxiliar electo, monseñor Fernando Ramos; el moderador de la Curia, padre Rodrigo Tupper; el consejero de la Nunciatura apostólica en Chile, monseñor Juan Antonio Cruz y diversas autoridades civiles y religiosas.

Dejar respuesta