Fuente: 20minutos.es

El actor aseguró que la fama mundial supone «mucho estrés social».

El actor Jaime Lorente acudió a La Resistencia a promocionar su monólogo teatral Matar Cansa, una experiencia sobre las tablas que vive mientras La casa de papel y Élite, ambas series de Netflix, triunfan en todo el mundo. Ser coprotagonista de ambas tiene claras ventajas, pero también inconvenientes. «Es difícil que dos cosas que lo petan mundialmente coincidan», decía el joven actor.

«Es una putada, es mucho estrés social. Es jodido. Es agradecido pero difícil», hacía ver el actor, que a pesar de la fama se definía como «majo» y revelaba que lo que más le dicen los fans es «que en la tele parezco más alto». El murciano rememoró su infancia en su tierra natal, donde su juventud tuvo altibajos. «Me han robado muchos balones a punta de navaja», recordaba.

Como el actor aseguró que lo que mejor hace en interpretación es «cabrearse» él y David Broncano hicieron una escena en la que Jaime Lorente tenía que enfadarse. El actor arremetía contra el atrezo del plató, tras lo cual acabó levemente lesionado: «Me he hecho daño en la uña», decía con humor.

Dejar respuesta