En medio de la carrera Katie Cooke se cae al suelo y se pierde en una convulsión, pero a los pocos segundos gatea, se pone en pié y vuelve a agarrar ritmo. Esta corredora de 19 años no está dispuesta a permitir que su epilepsia crónica le arruine un maratón.

Katie tiene lo que su médico describe como “el Arsenal de la epilepsia“: una condición que la obliga a lidiar hasta con 15 ataques al día.

“Todo tu cuerpo tiembla, sientes cómo te saltan los músculos, no puedes respirar”, describe la joven estudiante irlandesa.

“Pierdo el control todos y cada uno de mis días”.

A pesar de tener que lidiar con convulsiones múltiples mientras corre, Katie consiguió ganar eventos prestigiosos en su categoría de edad, como el maratón de la ciudad de Dublín.

BBCMundo con más detalles.

Dejar respuesta