¿De un día para otro? ¿Con una reducción gradual del consumo de nicotina? Distintos enfoques dan distintos resultados, y hay uno que se destaca por su eficiencia sobre los demás.

Fumar cada vez menos, usar parches de nicotina, recurrir a medicación. Hay muchas alternativas para quien busca dejar un hábito probadamente peligroso para la salud. Pero la manera más efectiva de abandonar el tabaco, según la ciencia, es otra.

“Dejar de fumar abruptamente es la forma que lleva con más probabilidad a una abstinencia duradera que ir recortando, incluso para los fumadores que inicialmente preferían dejar mediante una reducción gradual”, según un estudio de la Universidad de Oxford.

La profesora Nicola Lindson-Hawley investigó junto con sus colegas un total de 700 casos en Inglaterra. Todos los participantes del análisis fumaban al menos 15 cigarrillos por día y querían abandonar el tabaco.

INFOBAE con más detalles.

Dejar respuesta