Dejan sus países con la promesa de una vida mejor y terminan víctimas de redes de explotación sexual. La cifra de mujeres se incrementa cada año, pero el temor a la denuncia invisibiliza un negocio aún más lucrativo que el narcotráfico.

Una mujer fue hallada casi desangrada en una casa en el Reino Unido. La habían violado justo antes de dar a luz y abortó.

«Cuando llegó la policía, la encontraron colgada: así era como la violaban y así fue como abortó. Estaba siendo violada mientras estaba pariendo. Estaba desangrada», contó a la BBC Yenny Aude, quien trabaja en una organización de ayuda a inmigrantes latinoamericanas en Reino Unido.

El caso fue reseñado este jueves por el medio británico, pero encarna una realidad aún más profunda: un lucrativo negocio que pasa por debajo de la mesa y genera ganacias de más de 39.000 millones de dólares, según cifras de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc, por sus siglas en inglés). Es la trata de personas.

Sigue la nota en RT.

Dejar respuesta