En los últimos años la demanda por almacenamiento de datos a nivel de usuario ha incrementado considerablemente. Prueba de ello es el aumento sostenido del consumo de dispositivos electrónicos de uso personal (smartphone, tablets, computadores, reproductores de música, etc) con mayor capacidad de almacenamiento.

No muchos años atrás, la memoria interna de un teléfono contaba con una limitada capacidad, reducida a unos cuantos megabytes.  Recién en el año 1997 apareció un modelo de teléfono que cambió el paradigma: el Nokia N95. El furor que causó fue motivado en gran parte gracias a los 8GB de  memoria interna que ofrecía. Ese mismo año se presentó al mercado el primer iPhone con memoria interna de 4, 8 y 16 Gigabytes. Desde ese entonces ha transcurrido  solo una década. Diez años después, el IPhone 7, lanzado al mercado a fines del año pasado, ofrece capacidades de memorias que van desde los de 32GB hasta los 256 Gigabytes. Todo en la palma de la mano.

En el caso de otros dispositivos de almacenamiento ha ocurrido de manera similar. Por ejemplo, las memorias Micro SD,  creadas por Sandisk en el año 2005, contaban una capacidad de 128 MB. A más de una década del nacimiento del formato, Sandisk posee, en el mismo formato, tarjetas de memoria que alcanzan los 128GB.

En año 2012 era habitual encontrar en el mercado memorias de 2GB. Para la época bastaba ya que permitía con cierta holgura ampliar la capacidad de almacenaje de teléfonos y otros dispositivos. Por estos días, dicho formato está prácticamente en desuso y en el mercado es difícil encontrar tarjetas de capacidades tan reducidas. Para un consumidor promedio en 2017, la capacidad promedio utilizada es entre los 16 y los 32GB.

En el caso de los discos duros, la historia es similar. Hoy el mercado ofrece podemos discos externos de memoria de 1 o 2 Terabytes  a precios accesibles y que poseen un peso y un tamaño físico bastante pequeño para la cantidad de información que permiten almacenar.

Esta creciente demanda por espacio virtual no solo es el resultado de un aumento en la cantidad de información que se pretende almacenar. El fenómeno también obedece a un cambio de comportamiento del consumidor. Si bien los archivos en general y,   principalmente aquellos asociados a imágenes y videos pesan más que otros, como textos y documentos, son de tamaños más grandes debido a la alta resolución que ofrecen y requieren de mayor espacio para ser guardados, también se debe considerar que un usuario común no discrimina ni selecciona los documentos que guarda, sinoque simplemente los guarda. Es decir, respalda en la memoria de su dispositivo sin distinguir ni proyectar el uso que dará a la información que guarda.

Por ejemplo, una persona que registra diez fotos con su teléfono o cámara para un mismo momento, esta no selecciona una o dos y borra el resto que no le gustaron, simplemente guarda las diez. ¿Por qué? Porque hoy el mercado ofrece opciones que hacen fácil y económico acceder a espacio de almacenamiento, por lo que discriminar, por la eventualidad falta de espacio, ya no es una preocupación.

De acuerdo a información estadística de Mall Connection, solamente en los últimos 2  años  el consumo de memorias Micro SD (16GB) y Pendrive (8GB) en Chile ha aumentado en más de un 40%.

La categoría almacenamiento  en la comercialización de accesorios en Mall Connection, representó, sólo para el período 2016, un total del 25% de las ventas totales, mostrando un aumento de diez puntos porcentuales en comparación al año anterior. De esta manera, la categoría de accesorios se constituyó como la más importante en ventas– por sobre otros productos como carcasas, cables y cargadores, protección y/o audio.

Actualmente el mercado del almacenamiento se encuentra en un periodo de ajuste ya que la oferta de productos es insuficiente para la demanda global. Por esto, es que se han registrado alzas en los precios de venta de este tipo de productos. ¿Por qué el alza en la demanda? Por una parte, los principales fabricantes de equipos móviles del mundo, en esta tendencia de súper memorias han copado la demanda a los fabricantes. Al mismo tiempo, los usuarios también buscan y demandan más GB de almacenamiento.

Dejar respuesta