Fuente: El País

Las autoridades han informado de que las pruebas son seguras y continuarán.

Las autoridades sanitarias de Brasil han anunciado este miércoles que un voluntario que participaba de los ensayos de la vacuna contra la covid de Oxford ha fallecido. La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria brasileña (Anvisa) ha confirmado que fue notificada sobre la muerte el pasado 19 de octubre. Aclaró además que, después de las revisiones correspondientes, las pruebas de la vacuna, desarrollada por la Universidad británica de Oxford junto con la empresa AstraZeneca, continuarán. Fuentes anónimas cercanas al estudio han informado a O Globo y a la agencia Bloomberg de que el voluntario no recibió la vacuna sino un placebo. La información no fue confirmada por Anvisa, que alegó un acuerdo de confidencialidad.

En un comunicado, la Universidad de Oxford enfatiza que los incidentes con los participantes en el grupo de control son supervisados por un comité independiente y que la “revisión cuidadosa” no ha generado hasta el momento preocupaciones sobre la seguridad del ensayo clínico.

El fallecido es João Pedro Feitosa, un médico recién graduado de 28 años de Río de Janeiro, que murió por complicaciones relacionadas con la covid-19. La Facultad de Medicina de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) ha publicado una nota de pesar en la que profesores y estudiantes recuerdan “el buen doctor y alumno ejemplar” que fue Feitosa. La UFRJ lamenta la pérdida de un “joven promisorio”.

El médico, que trabajaba en la primera línea de combate a la covid-19 en Brasil, había compartido recientemente en sus redes sociales un desahogo sobre su trabajo: “La parte más agotadora de trabajar con la covid-19 es sin duda tener que lidiar con el sufrimiento, el miedo y la angustia de los pacientes que están confinados y sin contacto cercano con los seres queridos en un momento de extrema fragilidad. Es casi inevitable llevarse este peso a casa cuando salimos del ambiente hospitalario”.

La vacuna desarrollada entre el laboratorio AstraZeneca, que no se ha pronunciado sobre la muerte del voluntario, y la Universidad de Oxford es la principal apuesta del Gobierno de Jair Bolsonaro para una futura campaña de vacunación contra el coronavirus, que ya ha infectado a más de 5,2 millones de personas en el país y ha provocado la muerte de más de 154.000.

Dejar respuesta