NUEVA LEY DEL TABACO…PLACER ¡CULPABLE!

0
1261

LA LEY DE TABACO YA CUMPLIÓ UN AÑO. Y DESDE EL MINISTERIO DE SALUD (MINSAL) EL BALANCE ES POSITIVO. CASI 23 MIL FISCALIZACIONES DIERON COMO RESULTADO 407 MULTAS, DONDE SANTIAGO SE LLEVÓ LA MAYOR CANTIDAD DE INFRACCIONES CON UN TOTAL DE 56.

El 1 de marzo de 2013 quedó marcado por la entrada en vigencia de la nueva ley antitabaco en nuestro país, la cual no sólo prohibió fumar en distintos tipos de espacios, sino que generó un debate respecto de cuánto respetamos las normas en nuestro país.

A un año de su vigencia se puede hablar de entonces de buenos resultados. Según un estudio del  MINSAL, un 87% de los chilenos está de acuerdo con espacios cien por ciento libres de humo, mientras que un 68% en tanto, afirma tener una buena experiencia en pubs y discotecas.

“Todo el mundo agradece no llegar hediondo a cigarro a la casa y de verdad que ha sido agradable ver  que la gente quiere un cambio”. Más claro no puede ser el ejemplo con el cual Rodrigo “Pelao” González, conductor de radio y televisión, corrobora los buenos resultados de la puesta en marcha de la nueva ley.

Para el “Pelao”, quien lleva más de una década animando eventos en diferentes discotecas a lo largo del país, ver cada fin de semana verdaderas nubes de  humo, como él grafica, en los recintos que recorre y encontrarse hoy con un panorama completamente distinto, no puede tenerlo más contento, ya que como “no fumador” que se define, ha sido testigo del beneficio para la gente. 

La adicción al tabaco es provocada principalmente por uno de sus componentes activos llamado nicotina, la cual es el motor para que dicha acción acabe transformándose en un consumo incansable.

Carol Vega, enfermera del programa de salud escolar en la comuna de Recoleta, lleva tiempo trabajando en el tema. Sus estudios de Control Sano le han permitido profundizar en los efectos que tiene el cigarro en la sociedad. Por lo mismo, es  enfática en sostener la importancia de la medida, debido a que “ante la diferenciación de ambientes de fumadores y no fumadores, la persona que no fuma se encontrará menos expuesta al humo”, y entregando como resultado que “disminuyen las probabilidades de enfermedades o riesgo de éstas por exposición  al humo del cigarro”.

EL ENCANTO POR SOBRE EL RESPETO

Si bien las cifras son elocuentes, el cigarrillo sigue siendo una de las causas de mortalidad más grande en el mundo y el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón es 5 a 20 veces mayor en los fumadores que entre quienes no fuman.

Es por eso quizás, que muchos querían que este día no llegara. Pero otra gran cantidad, esperaba con ansias que esta ley tuviera luz verde y al fin pudieran estar en espacios cerrados, pero libres del cigarro y libres también de sus consecuencias.

“La responsabilidad o respeto de los ciudadanos hacia este tipo de normas es un ejercicio de ciudadanía”, señala el sociólogo Alejandro Corder,  de Asuntos Internacionales de la Universidad Arturo Prat, anhelando que vías como esta ley, permitan a la sociedad discernir sobre ciertas realidades que nos competen.

Sin embargo, estos datos a muchos no les importa y por más estudios que revelen la importancia de poseer espacios libres de la concentración de humo para evitar  enfermedades, el fumar sigue siendo uno de los placeres más dañinos para el organismo.

Corder cree firmemente que la actitud de la población también será determinante para canalizar las nuevas normativas, ya que sostiene que serán precisamente las personas quienes deberán tener la obligación de hacer valer sus derechos a un espacio libre de humo de tabaco, “lo que por consecuencia redundará en un apego a la nueva norma que limita el consumo de cigarrillos”, enfatiza.

“Pienso que no estamos preparados, como todo país donde sale una nueva norma”, comenta Carol Vega. La profesional tiene un análisis distinto de cómo la sociedad debe convivir con la ley. Según ella, “más que destacar en la prensa como se llevan a cabo las sanciones o la  implementación de la ley, se deberían poner ejemplos de qué consecuencias o cosas suceden en materia de salud ante el consumo de cigarro o exposición al humo de éste”,  destacando que no sólo está el  cáncer al pulmón, “sino estar con mas predisposición a otros, como el de encías o estomago”, considera.

Asimismo, advierte también, que la medida si bien es válida, no sirve de nada no aplicándola en casa, pues “en el hogar continúan siendo expuestos, si alguno de los miembros fuma”, dice.

Finalmente se podría decir  que no costó mucho poner en marcha la ley. Sin embargo, seguimos tendiendo una parte de la sociedad más evasiva que no dará tregua ante la restricción y como grafica Pelao González, “en Chile siempre le andamos sacando el poto a la jeringa, tratando de vulnerar al sistema, a las leyes y a las fiscalizaciones”. Para Vega y Corder, en cambio, tiene que ver más con un cambio de mentalidad que con un endurecimiento de las normas, algo que a simple vista costará más de cuenta.

“Poco a poco debemos darnos cuenta que es una medida positiva y que nos  va a traer beneficios para todos. Yo creo que en la medida que las sanciones sean fuertes, la gente va a tener un poco más de respeto”, Rodrigo  Pelao González.

“Desgraciadamente relacionados con la cultura de la imitación, hay mucha gente que fuma sólo cuando está en fiestas o con amigos porque ve a otros fumar, sin tomar conciencia de los riesgos que trae ello”, Carol Vega.

Dejar respuesta