PRÁCTICAS PARA EL CUERPO Y ALMA

0
975

En tiempos donde la vorágine del día a día te consume por completo, es cada vez más común que la población presente factores estresantes, ¿es posible evitarlos sin dejar de cumplir con nuestras obligaciones? Algunas alternativas para combatir y mantenerse activo.

La mayoría sostiene que la vida en la ciudad es la gran alternativa para “subsistir” con los demás. Sólo unos pocos señalan que la vida fuera de ésta, es lo que necesitamos. Lo concreto es que nadie se escapa en la actualidad de los ruidos, las multitudes y las prisas. Las grandes ciudades, como se autodenominan, agrupan a la mayoría de la población y no se percatan del deterioro de la salud mental y física que generan

Importantes estudios, enfocan sus teorías, en que quienes habitan en grandes urbes en todo el mundo, están expuestos a graves problemas de salud, provocando alteraciones y desequilibrio en el  organismo, llevando en muchos casos a complejas depresiones, entre otras enfermedades.

Si a eso le sumamos que el ritmo de vida que se nos presenta no nos deja encontrar rápidamente fórmulas para una cura, el panorama es sencillamente de una sobrecarga impensada.

Pues bien, a todo lo anterior lo conocemos como estrés.

A continuación veremos que la  medicina moderna ha concluido que las ansiedades son una de las causas más importantes de muchas enfermedades, y en cambio, la tranquilidad trae como consecuencia una buena salud. Aunque siempre queremos culpar a las fuerzas o factores externos por nuestras dificultades, haciendo que no podamos darnos un descanso para rearmar nuestra vida.

                EL YOGA…

                Según una serie de estudios, se dice que los orígenes del Yoga se remontan a una prueba arqueológica muy antigua encontrada hace  3000 años  antes de Cristo. Se trata de sellos de piedras con figuras de posiciones yóguicas pertenecientes a las civilizaciones de los Valles del Indo y Saraswati.

                Desde sus orígenes la influencia del Yoga fue constante y profunda en toda Asia y sus ramas budistas, hindúes, chinas y  tibetanas, las cuales han sistematizado los diferentes sistemas de yoga tradicionales.

                Con el paso de los años, el Yoga ha ido perfeccionando sus técnicas, focalizándose  en el ejercicio muscular y en la flexibilidad, cuyo objetivo final es la relajación total. Mediante ciertos tipos de posturas, este yoga intenta reencauzar a Prana (energía) a través de sus naturales conductos dentro del cuerpo sutil, para que circule libre y equilibradamente. Este Yoga se sirve del cuerpo como instrumento de bienestar y perfeccionamiento.

                Para los entendidos, el Yoga y su práctica constante de sus ejercicios, logra purificar la sangre, los nervios y los diferentes órganos, relajando así el cuerpo y la mente. De esta forma, se facilita la concentración de nuestra mente, para el desarrollo de cualquier actividad, incluyendo las técnicas de meditación, ya que nos  ayuda a reducir las tensiones, incrementando simultáneamente el autocontrol, la sencillez y los pensamientos puros.

                Paralelamente, se sostiene que los efectos del Yoga, son naturales y permanecen durante mucho tiempo,  aliviando las cargas de las intensas exigencias de la vida moderna, pues, como sus profesores dicen, el exceso de ansiedades destruye la salud y la felicidad.

                  EL REIKI…

                Se sostiene que no existe documentación exacta que acredite los orígenes del Reiki. Cuenta  la tradición, que los milenarios maestros han traspasado la información sobre sus inicios y al hacerlo de manera verbal, es que también se ha distorsionado, dejando diferentes versiones para un mismo tema.

                En la actualidad, existen más asociaciones de maestros Reiki, las cuales se diferencian en aspectos secundarios, aunque todos mantienen la esencia de las enseñanzas originales de Mikao Usui denominadas Usui Reiki Ryoho, y además otros muchos maestros Reiki enseñan de forma independiente sin pertenecer a ninguna asociación. Por lo que, el movimiento Reiki, no es jerárquico ni existe ninguna escala de mando, y la denominación de Gran maestro sólo la ostentan los sucesores directos de Usui-Hayashi-Takata-Furumoto.

                Con estos datos, se puede entender que el Reiki es una terapia o sistema de autosanación y reequilibrado energético, mediante la transmisión de la Energía Universal curativa, a través de las manos y dentro de sus cualidades, destaca la eliminación  de cuadros de tensiones, mejora nuestro funcionamiento fisiológico y nuestro rendimiento, acelera nuestra natural capacidad para sanar. Produce equilibrio y bienestar interno y externo, aumenta nuestra claridad mental, favorece una actitud positiva y mejora las relaciones humanas.

                En lo práctico, la energía Reiki no es manipulativa; pues el practicante solamente coloca las manos y la energía fluye en la intensidad y calidad que necesita el paciente. El practicante se limita a dirigir la energía que el Universo entrega de forma ilimitada. Es una energía positiva, sin efectos secundarios, sin contraindicaciones, compatible con cualquier tipo de terapia o tratamiento. No es un sistema religioso o filosófico que proponga restricciones o tabúes.

                La práctica del Yoga o Reiki u otras alternativas de relajación, son en nuestros días, verdaderas puertas de entrada a descubrir herramientas valiosas  para aumentar nuestras habilidades de alivio, reducir la velocidad en los latidos del corazón y a controlar la vorágine del día a día.

Dejar respuesta