Un estudio llegó a la conclusión de que las plataformas pueden predecir información personal, como el estado civil u orientación sexual, incluso de quienes no son sus usuarios.

El ser humano es más predecible de lo que se cree. Por lo general se actúa conforme a patrones. Y cuando esas repeticiones son agrupadas y analizadas por algoritmos se transforman en datos valiosos. Datos que suelen ser utilizados en la web para mostrar publicidad, posts, noticias u ofertas relevantes para el usuario.

Hasta aquí nada nuevo bajo el sol. Pero una investigación llegó a la conclusión de que las redes sociales pueden deducir información personal, como el estado civil y orientación sexual, no solo de sus usuarios, sino incluso de personas que no están registradas en las plataformas y nunca las han usado.

Es decir que pueden crear perfiles en la sombra. Así se denomina al perfil oculto, que contiene no solo los datos que el mismo usuario le proporcionó a la red, sino también otros que la empresa obtuvo por otros medios.

Infobae cuenta más.

Dejar respuesta