Recomendaciones para prevenir un estado de contingencia en todo Chile

0
1488

Hace algunas semanas la comuna de Providencia sufrió los embates del temporal que afectó la zona central dejando a decenas de empresarios que tenían sus inversiones en el sector prácticamente sin nada. Muchas de ellas ubicadas en Andrés Bello y – otras grandes empresas – en Parque Titanium, entraron en contingencia y se estima que no podrán operar normalmente por lo menos durante dos meses. Sin embargo, esta situación no solo puede afectar a Santiago. Ya lo hemos visto en el norte de nuestro país con terremotos y aluviones. Y en el Sur de Chile con fuertes temporales e incluso maremotos.

Por ejemplo, empresas que están ubicadas en pisos altos, nunca pensaron que una inundación las podía afectar, pero el agua en subterráneos ha significado el corte del suministro de energía, grupo electrógeno, entre otros que dejaron inhabilitado el edificio donde operaban, por un tiempo prolongado. Muchas de estas compañías tienen a sus trabajadores realizando sus labores desde sus domicilios y les solicitan que se junten en cafés del sector para realizar reuniones. A simple vista, se puede ver una improvisación y falta de un Plan de Continuidad de Negocios, donde lo básico es tener oficinas de contingencia habilitada  con todos los elementos necesarios para seguir funcionando normalmente, sin afectar el servicio para con sus clientes y sus empleados.

Si bien no podemos anteponernos al ímpetu de la naturaleza lo que sí se podría evitar son las consecuencias nefastas que pueden dejar estos desastres: “Todas las actividades de una organización están sometidas de forma permanente a una serie de amenazas, lo cual las hace altamente vulnerables, comprometiendo su estabilidad económica y operacional.  Bajo éste contexto, la norma internacional ISO 31000:2009 se constituye como una herramienta capaz de entregar un conjunto de principios y directrices para una eficaz Gestión de los Riesgos Operacionales. Es así como esta norma recomienda que las organizaciones desarrollen, implementen y mejoren continuamente un marco de trabajo con el objetivo de integrar el Proceso de Gestión de Riesgos en el Gobierno Corporativo, teniendo en cuenta la planificación, estrategia, gestión, procesos de información, políticas, valores y cultura de la organización”, señala César Pallavicini, Gerente General de Pallavicini Consultores.

Como se sabe Chile es un país que constantemente se ve afectado por catástrofes naturales. Para ello es importante crear conciencia en el empresariado y fomentar una cultura en lo que respecta a Política de Gestión de Riesgos y Plan de Contingencia de Negocios.

He aquí algunas recomendaciones:

  1. La creación de una Política de Gestión de Riesgo Operacional que permita entregar los lineamientos al momento de identificar, analizar, evaluar y en términos generales el tratamiento del riesgo al interior de la empresa.
  1. Desarrollar una metodología formal que permita determinar el nivel de criticidad, impacto y/o riesgo de sus áreas, procesos y/o servicios  (Matrices BIA y RIA) y utilización de norma internacional ISO 22301.
  1. Desarrollar o complementar con un Plan de Contingencias Tecnológico, para asegurar la continuidad de operación de los servicios informáticos en presencia de los distintos escenarios de falla probables, tales como caída de servidores, corte energía  eléctrica, inundación, incendio, etc.
  1. Debido a que la responsabilidad de la Empresa consus Clientes no es delegable, la Gestión de Riesgos establece que la relación con los proveedores debe cautelar este principio. Por esta razón, es muy importante tener contratos formales con los proveedores críticos, que incorporen cláusulas de confidencialidad de la información, auditabilidad, continuidad del servicio y calidad, de tal forma, de asegurar que el servicio prestado por el proveedor le permita a la empresa cumplir con los compromisos contraídos con el Cliente.

“Este plan deber ser probado para así asegurar que funcionará al momento de necesitarse. Es deseable que el personal esté capacitado en cómo funciona y qué hacer en caso de desastre. Para certificarse existe la norma internacional  ISO 22301, poco conocida en Chile, y que se dirige a proteger la empresa de incidentes que provoquen una interrupción en la actividad, reducir la probabilidad de que se produzcan y garantizar la recuperación de su empresa. Hasta la fecha,  solamente, existen en Chile cuatro empresas certificadas en Continuidad de Negocio”, asegura el Gerente General de Consultora Pallavicini.

Dejar respuesta