Fuente: CHV Noticias

“Lo que le pedimos al gobierno es que comprenda la dura realidad de estos locales y permita que los restaurantes que no teniendo terraza puedan abrir en Fase 3″, dijo el presidente de la Asociación Chilena de Gastronomía, Máximo Picallo.

Vacíos, con las sillas arriba de las mesas y sin ingresos hace siete meses. Es la dura realidad que viven en la actualidad muchos restaurantes del país, los que pese a estar ubicados en zonas que se encuentran en Fase 3 del Plan Paso a Paso, todavía no pueden abrir porque no tienen terraza para hacerlo, tal como lo exige hoy la norma sanitaria debido a la pandemia.

Así ocurre con emblemáticos locales de comida, como el Squadritto, La Antigua Fuente, el Giratorio y los recintos gastronómicos que se encuentran al interior de los centros comerciales, muchos de los cuales están de brazos cruzados, ya que al estar en etapa 3 de desconfinamiento y sin tener terraza o espacios abiertos para funcionar como lo dispone la norma, deben mantenerse cerrados.

Es por eso que esta mañana, el presidente de la Asociación Chilena de Gastronomía, Máximo Picallo, acompañado por un grupo de representantes de restaurantes emblemáticos, realizaron un punto de prensa precisamente en Squadritto, uno de los locales afectados, para solicitar al gobierno que autorice a las empresas del rubro que se encuentran en esta situación, poder funcionar en sus espacios interiores con un aforo reducido del 50%.

a razón de la urgente petición es que se trata de restaurantes que llevan siete meses sin poder abrir y que se están quedando sin margen para mantenerse en pie, ya que de acuerdo al Plan Paso a Paso, sólo en Fase 4 los restaurantes pueden utilizar sus espacios interiores para funcionar con aforo restringido.

Al respecto, Picallo explicó que han estado en contacto permanente con las empresas del rubro para conocer su realidad, que hoy es muy distinta para quienes han podido funcionar de aquellos que todavía no pueden hacerlo por distintas razones. “Y uno de esos motivos que nos han expresado diversos empresarios gastronómicos, es que siguen sin poder abrir pese a que están en Fase 3, ya que no disponen de terrazas o espacios abiertos”.

Lo que le pedimos al gobierno es que comprenda la dura realidad de estos locales y permita que los restaurantes que no teniendo terraza puedan abrir en Fase 3 utilizando sus espacios interiores con un aforo del 50%, que es lo que se les permitiría si estuvieran en Fase 4. Sería un tremendo alivio para esos empresarios y sus trabajadores, ya que de alguna manera les permitiría paliar el fuerte impacto que han sufrido al estar siete meses cerrados”, puntualizó Picallo.

Por su parte, el dueño de Squadritto, Raúl Squadritto, indicó que “somos un restaurante con una larga tradición, pero que hoy estamos sumidos en una profunda crisis y necesitamos con mucha urgencia volver a funcionar, para eso estamos con todos los protocolos para atender de manera segura en espacios interiores, sólo esperamos el permiso de la autoridad”.

En tanto, el encargado del restaurante Giratorio, Mauricio Semprevivo, agregó que “en el caso nuestro podemos garantizar la seguridad sanitaria al interior de nuestro restaurante y volver a atender público”.

Dejar respuesta