Al principio, los asientos de los aviones eran «talla única»: funcionaban para casi todos los pasajeros. Hoy, esos asientos -de entre 42 y 46 centímetros de ancho- son cualquier cosa menos aptos para todo tipo de persona.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad ha aumentado a más del doble desde los 80En 2014, había más de 1.900 millones adultos con sobrepeso y más de 600 millones eran obesos.

Entre muchas otras consecuencias, este problema tiene un efecto sobre el transporte aéreo. Y pone de relieve el conflicto entre las necesidades de las aerolíneas y los derechos básicos de los pasajeros.

BBCMundo con más detalles.

Dejar respuesta