Cuando los rescatistas llegaron a la embarcación, encontraron unos 30 cadáveres. Se cree que murieron sofocados por la sobrecarga de pasajeros.

En el barco viajaban más de 1.000 inmigrantes que habían salido de Libia e intentaban llegar a Europa. Y todo el horror y la desesperación de quedar a la deriva en el Mediterráneo fueron registrados en las poderosas imágenes del fotógrafo Aris Messinis.

Messinis, fotógrafo de la agencia AFP, viajaba en un pequeño barco de rescate de la organización humanitaria Proactiva Open Arms, que detectó a la embarcación.

Más detalles en BBCMundo 

Dejar respuesta