Este lunes 26 de diciembre se publicaron los resultados, y por ende comienzan las postulaciones.

Tal vez, muchos de los jóvenes ya tienen  claro a qué carrera postular, pero pueden haber varios que aún no lo tienen definido, o están en duda entre dos, tres o más.

¿Qué factores debe considerar un joven al momento de elegir su carrera? ¿Lo que le gusta, aunque su futuro monetario no sea muy atractivo? ¿Lo que en el futuro le dará una buena estabilidad económica? ¿Cumplir los sueños de la familia? ¿Lo que el puntaje alcanzó? ¿Cómo hacerlo para no equivocarse?

Para la psicóloga clínica Liz Amador, sin duda en la elección de una carrera intervienen diferentes factores y expectativas que muchas veces dificultan encontrar el camino adecuado.

¿QUÉ HACER SI NO ME ALCANZÓ EL PUNTAJE?

“Cuando los jóvenes están ad portas de salir al mundo, deben afrontar no sólo su propia presión frente al cambio de status (de estudiante a universitario), sino también el peso las expectativas de otros” explica la especialista:

1) Tus padres: que carrera o camino a futuro es deseable o indeseable para la hija o el hijo que han criado, y cómo la elección determina o no el apoyo emocional y económico que le entrarán.

2) Habilidades v/s gustos v/s expectativas: lo ideal es estos tres están alineados, pero si no es así, comienza a ensayar la coreografía de Thriller, pues quizás estés dentro de los muertos vivientes de este ingreso 2017. Lo cierto es que de todo esto, lo más importante son tus gustos, pues las habilidades se desarrollan y las expectativas se adaptan y siempre van cambiando con el tiempo.

3) Información: el apoyo que tu institución educativa anterior te entregó, si te ayudó a decantar las opciones, analizar las que son reales según tu desempeño escolar y posibilidades económicas. Además de mostrarte posibilidades de becas u otras formas de acceder a lo que deseas.

4) El campo laboral y la renta: es recomendable revisar si la carrera que estás eligiendo no está saturada en el mercado, o a pocos días de estarlo. Hay páginas web especializadas que presentan sueldos promedio para cada carrera, aunque a veces están por sobre lo real. Lo mejor es que veas la renta que se ofrecen en los anuncios que buscan profesionales.

Think Outside The Box

Muchas otras pautas podrán aparecer para tratar de disminuir el riesgo de error, sin embargo, yo, Liz Amador, les aconsejo a los postulantes que aún están dudosos que hagan el siguiente ejercicio: cierren sus ojos y piensen cómo quieren vivir o como se proyectan en 15 años más:

¿quieres manejar tus tiempos o prefieres la estabilidad y la rutina?, ¿te es más cómodo tener jefatura o eres irreverente?, ¿quieres dar conferencias, trabajar en solitario, llegar temprano a casa o que tu vida sea tu trabajo? ¿Trabajarás en algo que te aporte felicidad o sólo estabilidad?, ¿cómo te gustaría manejar tu tiempo si decides formar tu propia familia?

Si aún así, el postulante se siente más confundido, debe comprender que en cualquier oficio o carrera que elija, si es capaz de pensar fuera de la caja (Think Outside the Box), es decir, echar a andar la máquina cerebral para ver opciones, para crear propuestas, para salir de lo tradicional, sin duda vivirás bien. Además, hay que considerar que el ser humano tiene la capacidad de desarrollar más de una actividad en su vida, puedes estudiar una carrera, ejercer y especializarte en otra cosa posteriormente, puedes tener un pasatiempo que sea igual de importante que tu oficio y que también te reporte ganancias económicas, y debes tener certeza de que siempre, pero siempre puedes cambiar de opinión, esto no es The Walking Dead, finaliza Liz Amador, psicóloga.

Dejar respuesta