Con la llegada de días más fríos, muchas personas optan por adelantar la compra de artefactos que permitan pasar un invierno más amigable. Sin embargo, hay distintos aspectos que debemos tomar en cuenta a la hora de adquirir un producto que garantice calidad, seguridad y cumpla nuestras expectativas. José Luis Bravo, Gerente Comercial de Ursus Trotter recomienda lo siguiente:

Antes de comprar o elegir una estufa para calefaccionar nuestra casa, debemos saber quién va a ser el usuario, qué recinto se desea temperar, las medidas del lugar, si se quiere una alternativa más o menos amigable con el medio ambiente y cuánto es el presupuesto del cual disponemos.

En el caso de familias que tienen niños pequeños. Y necesitan mantener una buena temperatura durante toda la noche. En el dormitorio, los calefactores eléctricos  que no resecan el ambiente son ideales, mientras que los Óleos eléctricos también son una buena  alternativa.

“Por otro lado si la casa pasa más tiempo sin personas durante el día y se quiere levantar rápido la temperatura cuando llega la tarde, lo ideal es contar con  calefactores  que trabajen con una turbina que hace que el calor se desplace más rápido dentro de la habitación. Ahora bien, si este calefactor tiene un timer donde puede seleccionar la hora de encendido y apagado, mucho mejor” comenta José Luis Bravo, Gerente Comercial de Ursus Trotter.

El espacio también es un factor importante a considerar al momento de la compra. Cuando se quiera temperar un recinto más  grande como una sala o living, lo ideal es calefaccionarlo con estufas  a gas,  parafina  o leña, ya que tienen una mayor potencia que las estufas electica y son ideales  cuando la temperatura exterior esté muy bajas. “Se recomienda que cuando estén prendidas, se deje una venta semi abierta o que la habitación tengan unas celosías de ventilación, ya que la combustión de estas estufas consumen oxigeno del recinto”, añade José Luis Bravo. El mercado ofrece estufas ideales para dormitorios y baños, por lo que si estamos pensando en una estufa eléctrica para esta función, es importante que el fabricante indique que son apropiados para este recinto. “No todas las estufas eléctricas se pueden poner en un baño”, enfatiza el experto.

Y agrega: “En los dormitorios  no existe restricción para las estufas eléctricas, no así las estufas a gas o a parafina. Estas últimas tas deben ser de tiro balanceado, es decir, que tanto la combustión como el oxígeno que necesita, sea sacado del exterior”.

Y si ya tiene una estufa desde la temporada pasada, es recomendable siempre hacer una mantención una vez al año. “En muchos casos, se recomienda hacer una limpieza para que el producto opere con la mayor eficacia posible. Esta mantención siempre se debe hacer por un especialista certificado por la SEC”, concluye el experto.

Dejar respuesta