Arantxa es española y hace apenas unas semanas viajó a Estados Unidos. Necesitaba pedir un visado ESTA por internet. El formulario cuesta US$14, pero acabó pagando unos US$84.

«Pensé que era la página oficial», le cuenta a BBC Mundo.

A Sara, que vive en Londres, le sucedió algo parecido cuando solicitó su tarjeta sanitaria europea por internet. Después de haber hecho la gestión y haber pagado unos US$25, se enteró de que era gratuita.

«La pagina web que usé (european-healthcard.org.uk) ya ni siquiera existe. Pero si buscas en internet verás muchos otros sitios web que piden dinero por ello, cuando en realidad es gratis», explica Sara.

Dejar respuesta