La mayoría de la gente escucha música a lo largo del día y a menudo cerca de la hora de acostarse para relajarse. Sin embargo, un nuevo estudio de la Universidad de Baylor, en Estados Unidos, ha demostrado que puede provocar el efecto contrario y perturbar el sueño, según publican en la revista Psychological Science.

Fuente: Qué Pasa

Cuando el investigador del sueño Michael Scullin, profesor asociado de psicología y neurociencia de la mencionada universidad, se dio cuenta de que se despertaba en mitad de la noche con una canción metida en la cabeza, vio la oportunidad de estudiar cómo la música, y en particular las canciones pegadizas, podría afectar a los patrones de sueño.

Scullin investigó la relación entre escuchar música y el sueño, centrándose en un mecanismo raramente explorado: las imágenes musicales involuntarias, o “earworms” (gusanos de oído), cuando una canción o melodía se repite una y otra vez en la mente de una persona. Esto suele ocurrir cuando se está despierto, pero Scullin descubrió que también puede ocurrir mientras se intenta dormir.

Nuestros cerebros siguen procesando la música aunque no esté sonando, incluso aparentemente mientras dormimos. “Todo el mundo sabe que escuchar música sienta bien. Los adolescentes y los adultos jóvenes escuchan habitualmente música cerca de la hora de acostarse. Cuanto más escuches música, más probabilidades tendrás de que te entre un “gusanillo en el oído” que no desaparezca a la hora de acostarte. Cuando eso ocurre, lo más probable es que tu sueño se resienta”, advierte Scullin.

Las personas que experimentan estos “gusanos de oído” con regularidad por la noche, una o más veces a la semana, tienen seis veces más probabilidades de tener una mala calidad de sueño en comparación con las personas que rara vez lo experimentan. Sorprendentemente, el estudio descubrió que algunas músicas instrumentales tienen más probabilidades de provocar este efecto y alterar la calidad del sueño que la música lírica.

El estudio incluyó una encuesta y un experimento de laboratorio. En la encuesta participaron 209 personas que rellenaron una serie de cuestionarios sobre la calidad del sueño, los hábitos de escucha de música y la frecuencia de los gusanos de oído, incluyendo la frecuencia con la que experimentaban un “gusano de oído” mientras intentaban conciliar el sueño, al despertarse en mitad de la noche e inmediatamente después de despertarse por la mañana.

En el estudio experimental, 50 participantes fueron llevados al Laboratorio de Neurociencia del Sueño y Cognición de Scullin en Baylor, donde el equipo de investigación intentó inducir gusanos de oído para determinar cómo afectaba a la calidad del sueño. Se utilizó la polisomnografía, una prueba exhaustiva y la medida estándar de oro para el sueño, para registrar las ondas cerebrales, el ritmo cardíaco, la respiración y más de los participantes mientras dormían.

“Antes de acostarse, pusimos tres canciones populares y pegadizas: ‘Shake It Off’ de Taylor Swift, ‘Call Me Maybe’ de Carly Rae Jepsen y ‘Don’t Stop Believin’ de Journey”, explica Scullin.

“Asignamos al azar a los participantes para que escucharan las versiones originales de esas canciones o las versiones instrumentales de las mismas. Los participantes respondieron si experimentaban un gusano de oído y cuándo. A continuación, analizamos si eso afectaba a su fisiología del sueño nocturno. Las personas que se contagiaron de un gusano del oído tuvieron más dificultades para conciliar el sueño, más despertares nocturnos y pasaron más tiempo en etapas ligeras del sueño”, señala el investigador.

Las personas despiertan regularmente del sueño

Además, las lecturas del EEG (registros de la actividad eléctrica en el cerebro) del estudio experimental se analizaron cuantitativamente para examinar los marcadores fisiológicos de la consolidación de la memoria dependiente del sueño. La consolidación de la memoria es el proceso por el cual los recuerdos temporales se reactivan espontáneamente durante el sueño y se transforman en una forma más a largo plazo.

“Pensábamos que la gente tendría gusanos de oído a la hora de acostarse cuando intentaba conciliar el sueño, pero desde luego no sabíamos que la gente diría que se despertaba regularmente del sueño con un gusano de oído. Pero lo vimos tanto en la encuesta como en el estudio experimental”, añade Scullin.

Los participantes que tenían un “gusano del oído” durante el sueño mostraban más oscilaciones lentas durante el sueño, un marcador de la reactivación de la memoria. El aumento de las oscilaciones lentas era dominante en la región correspondiente al córtex auditivo primario, que está implicado en el procesamiento del gusano del oído cuando las personas están despiertas.

“Casi todo el mundo piensa que la música mejora su sueño, pero descubrimos que los que escuchaban más música dormían peor. Lo que fue realmente sorprendente fue que la música instrumental condujo a una peor calidad del sueño: la música instrumental conduce a cerca del doble de gusanos de oído”, alerta el académico.

El estudio descubrió que los individuos con mayores hábitos de escucha de música experimentaban una persistencia de los ruidos en los oídos y una disminución de la calidad del sueño. Estos resultados son contrarios a la idea de que la música es un hipnótico que puede ayudar a dormir.

Las organizaciones sanitarias recomiendan habitualmente escuchar música tranquila antes de acostarse, recomendaciones que surgen en gran medida de estudios autodeclarados. En cambio, Scullin ha medido objetivamente que el cerebro que duerme sigue procesando la música durante varias horas, incluso después de que la música se detenga.

Sabiendo que los ruidos en los oídos afectan negativamente al sueño, Scullin recomienda primero tratar de moderar la escucha de música o hacer descansos ocasionales si le molestan los ruidos en los oídos. El momento en que se escucha la música también es importante: trate de evitarla antes de acostarse.

“Si sueles escuchar música mientras estás en la cama, entonces tendrás esa asociación en la que estar en ese contexto podría desencadenar un gusano de oído incluso cuando no estás escuchando música, como cuando estás tratando de quedarte dormido”, apunta.

Otra forma de deshacerse de un “gusano de oído” es realizar una actividad cognitiva: concentrarse totalmente en una tarea, problema o actividad ayuda a distraer al cerebro de los gusanos de oído. Cerca de la hora de acostarse, en lugar de realizar una actividad exigente o algo que interrumpa el sueño, como ver la televisión o jugar a los videojuegos, Scullin sugiere dedicar entre cinco y diez minutos a escribir una lista de tareas y plasmar los pensamientos en el papel.

Un estudio anterior realizado por Scullin, financiado en parte por una beca de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos y la Fundación de la Sociedad de Investigación del Sueño, descubrió que los participantes que se tomaban cinco minutos para escribir las próximas tareas antes de acostarse ayudaban a “descargar” esos pensamientos preocupantes sobre el futuro y hacían que el sueño fuera más rápido.

Dejar respuesta