Considerando que diciembre es un mes clave para los 290 mil estudiantes que ahora esperan los resultados de la Prueba de Selección Universitaria,  descubre algunos  tips para ayudarlos a definir su destino profesional.

Un cambio total de paradigma, expresado en una mayor apertura a seguir carreras no tradicionales, y una mayor valoración del emprendimiento son algunas  claves del nuevo panorama que enfrentan los jóvenes que aguardan los resultados de la PSU.

Según grafica el ingeniero y consultor Gustavo Rodríguez, “antes había que ser ingeniero, médico o abogado para tener un buen pasar. Ahora los jóvenes se dan cuenta que pueden desarrollar muchas actividades, no siempre relacionados con las carreras tradicionales, y que depende mucho de lo que uno realice para forjar su futuro”.

Gustavo Rodríguez lleva más de 30 años prestando servicios de consultoría y desarrollo estratégico a personas, empresas y fundaciones.  Incorporando elementos de la psicología, elaboró un modelo que bautizó como FIS, que se explica en “el uso de las Fortalezas (talentos, conocimiento y experiencias), tener Interés en lo que se hace (pasión, atracción y diversión) y de asignarle Sentido a la labor que realiza (valor, logros y efectos)”.

La aplicación de esta estrategia ha permitido a estudiantes y profesionales a perfilar más adecuadamente su vocación.  Esto es clave, considerando que los jóvenes se enfrentan a  un sistema de educación superior que ofrece una amplia gama de posibilidades, con 160 instituciones y casi 13 mil programas de estudio, según las cifras oficiales del portal Mi Futuro.cl del Ministerio de Educación.

“La clave está en visualizar un proyecto viable. Yo he visto casos de personas que están en la disyuntiva entre ser ingeniero o hacer carrera en la música; o entre el paisajismo y la medicina. Por eso es importante que el joven reconozca cuáles son las opciones más funcionales a lo que pretende para su futuro, reconociendo aquellas que son aplicables en la realidad”, acota el especialista.

Considerando que diciembre es un mes de decisiones, porque el 26 de este mes se conocerán los resultados y hasta el 30 hay plazo para postular, su recomendación a los jóvenes que todavía están en la disyuntiva es que armen desde ya una hoja de ruta para focalizarse en pocas alternativas.

EMPRENDIMIENTO Y REDES

Otro aspecto que Gustavo Rodríguez ha constatado es quela juventud quiere emprender, lo que va de la mano con los intereses y el sentido que ellos dan hoy al trabajo. Pero también va ligado, acota, con la visión que tienen del futuro donde pretenden desarrollar una profesión que sea un instrumento para lograr cosas más que un fin en sí mismo.

“Los jóvenes están ávidos de llevar adelante un proyecto propio. Valoran la independencia y tienen marcada esa frase de que ‘el futuro depende de mí’. Quieren ser parte de la sociedad, pero encabezando su propio proyecto. Y afuera hay un mundo que les abre las puertas y puede dar cabida a sus ideas en una amplia variedad de temas, como en el área medioambiental, las empresas B, etcétera”, añade.

Desde 2013, Rodríguez aplica el FIS en un electivo en la Escuela de Derecho de la Universidad Santo Tomás, donde ha visto las ganas que tienen sus estudiantes de seguir un camino profesional independiente. “Me he encontrado con personas que dicen que quieren emprender y que para ello necesitan seguir capacitándose, otros tienen la idea de armar sus propios estudios, en áreas específicas”, cuenta, respecto a un modelo que es perfectamente ajustable y replicable en otras carreras donde los estudiantes necesitan salir al mundo laboral a ofrecer sus servicios profesionales.

En resumen, los jóvenes deben:

  • Imaginar si esa actividad que hoy les atrae lo hará por un largo período de tiempo. Imaginen cómo será la dinámica de ese trabajo.
  • Analizar la viabilidad de esa profesión que hoy quieren, evaluar qué espacios de desarrollo existen, y qué oportunidades me ofrece.
  • Pensar si quieren trabajar de forma independiente o prefieren ser empleados.
  • Imaginar cómo se perciben trabajando en el futuro. Evaluar si desde la profesión  a la que hoy aspiran pueden buscar nuevos horizontes.

Consejos para padres:

  • Abran la mente y comprendan que la forma moderna de desarrollarse profesionalmente tiene distintos caminos, con muchas más alternativas que en las décadas pasadas. Deben hacer sentir a sus hijos que están escogiendo una carrera que los motive para desarrollarse como personas y profesionales. En este sentido, es vital entender que la preparación profesional no es el fin último, sino el inicio de un proceso de crecimiento.
  • Entreguen a sus hijos el espacio necesario para que escojan, oriéntenlos respecto a los pros y contras de las distintas alternativas que ellos barajan, siempre respetándolos y evitando influenciarlos de acuerdo a sus propias pretensiones.
  • Eviten creer que el desarrollo de sus hijos debe ser el reflejo de la propia experiencia y del mundo pasado.
  • Escúchenlos respecto de por qué están escogiendo esa alternativa y permitan que desarrollen sus habilidades y capacidades al máximo.
  • Ábranse a la posibilidad  que el trabajo a nivel técnico es un espacio con futuro.
  • Piensen que el emprendimiento ofrece mayor  estabilidad laboral que  la condición de empleado.