Hemorroides: Un problema silencioso

0
1540

Poco se habla de ellas, pero las estadísticas son más que suficientes para graficar su existencia en la población. Y es que al menos el 50% de las personas sobre 40 años ha presentado, alguna vez, una o más crisis de hemorroides. Estas afectan a los adultos entre 30 y 65 años de edad, y comúnmente se presenta en los hombres.

“Entre el 5 y el 25% de los pacientes padecen la enfermedad de manera crónica y de estos, el 10 a 20% requiere algún tratamiento quirúrgico. Como en muchos otros casos, la prevención juega un papel fundamental a la hora de evitar y aliviar las distintas molestias”, señala el doctor Héctor Coñoman, coloproctólogo de Clínica Bicentenario.

¿Y qué son?

“Las hemorroides son estructuras vasculares situadas en el canal anal y que, por diferentes causas –siendo las principales, el estreñimiento y los malos hábitos alimenticios-, se dilatan e inflaman. Pueden ser internas o externas, de mayor o menor tamaño y alcanzar distintos niveles de complicación”, explica el especialista.

Según Coñomán, la tecnología ha permitido que esta enfermedad se pueda tratar mediante cirugía con ausencia o mínimo dolor, gracias a nuevas técnicas poco invasivas y a mejores analgésicos y las combinaciones de estos, que reducen los niveles de molestia al mínimo.

“Algo esencial en este tipo de cirugía y una de las grandes ventajas de las técnicas actuales, es el rápido retorno a las actividades regulares del paciente, lo que permite reducir el ausentismo laboral y la pérdida de productividad vinculada a cada paciente. Si antes las ausencias eran de 30 días, hoy pueden ser de 7 o menos,  con las técnicas menos invasivas”, finaliza el coloproctólogo de Clínica Bicentenario.

Consejos para prevenir y tratar las hemorroides

  1. Perder el pudor. Para así consultar al médico, obtener un diagnóstico y tratarse adecuadamente. Sólo en casos avanzados o graves es necesaria la cirugía.
  2. No reprimirse.  Adoptar hábitos saludables en el baño, como no reprimir el deseo de defecar, Con el fin de evitar sobreesfuerzos.
  3. Consumir fibras.Aumentar la ingesta diaria de fibra, añadiendo a la dieta productos integrales, frutas frescas y verduras para evitar el estreñimiento.
  4. Alimentos “prohibidos”. Evitar los picantes, grasas y especias. Y, para evitar el endurecimiento de las heces, moderar el consumo de arroz, azúcares, caramelos y quesos.
  5. Beber líquidos.Son recomendables al menos dos litros diarios: la correcta hidratación favorece la digestión y la evacuación.
  6. No al sedentarismo.Incorporar el ejercicio físico diario –como caminar o correr- también es efectivo para agilizar el tránsito intestinal.
  7. Cuidar la higiene. Evitar el rascado de las hemorroides y, tras ir al baño, limpiar la zona con agua tibia exclusiva o un jabón neutro.
  8. Cremas y supositorios.Las personas pueden encontrar alivio en el uso de pomadas y supositorios desinflamantes. Aunque se venden sin receta, no deben usarse sin control médico o por más de una semana.
  9. Recurrir a los anestésicos naturales.Si el dolor es muy intenso, siempre queda la opción de aliviarlo con baños de agua tibia con ducha teléfono o baños de asiento.

Dejar respuesta