Si la luz artificial y la pantalla de tu televisor o tu celular te dejan desvelado por la noche, es hora de agarrar la carpa y salir de camping.

Parece que lo uno no tiene que ver con lo otro, pero esa es la recomendación de un grupo de investigadores estadounidenses que concluyó que estar expuestos a los ciclos naturales del día y la noche puede reajustar nuestro ritmo circadiano y, en consecuencia, mejorar nuestro patrón de sueño.

Algunas mejorías, según los autores del estudio publicado en la revista Current Biology, son apreciables incluso después de solo un camping de fin de semana.

En sus experimentos, la gente se dormía unas dos horas antes de lo habitual cuando estaba en medio de la montaña y sin acceso a sus dispositivos electrónicos.

BBCMundo con más detalles.

Dejar respuesta