Con resultados en manos, The Clinic consultó a especialistas sobre las claves de la participación de más de tres millones de electores en las primarias presidenciales.

Fuente: The Clinic

Alta participación

Ramón Cavieres, Director Ejecutivo de Activa Research, dice que “esto es consecuencia del alto interés que generaron las campañas. Se veía que serían disputadas, y eso convocó a mucha gente. Adicionalmente, en Chile hay un anticomunismo importante y eso moviliza a mucha gente”. Asimismo, comenta que la participación en estas primarias fue “muy pareja” entre la izquierda y la derecha. “Hubo una leve ventaja para la primaria del Frente Amplio y el PC, por sobre Chile Vamos. Preliminarmente, demuestra que la elección en noviembre será muy disputada. Pero pareciera que la centro izquierda queda mejor posicionada”.

Paulina Valenzuela, Directora Ejecutiva de Datavoz, sostiene que “el crecimiento significativo es en la izquierda: en las primarias del 2017 votaron 317.000 personas en las primarias del Frente Amplio”.

En la misma línea, Fernando García, analista político y asesor internacional del Consejo para la Transparencia, comenta que “la participación de la lista izquierda es lo más sorprendente. Es muy fuerte la diferencia de votos en la izquierda en comparación con las elecciones anteriores. La izquierda movilizó casi un millón de personas más que hace cuatro años. Gente que no tenía interés, no tenía apego. La derecha más o menos mantuvo su votación”.

Por su parte, Juan Pérez, académico de la Universidad Diego Portales y especialista en Opinión Pública, dice que “es muy relevante el factor comunismo, es decir: se instaló el miedo a tener un candidato de esta ideología,  lo que movilizó a más gente de centro derecha independiente”.

Los jóvenes y el voto regional

Paulina Valenzuela afirma que “lo competitivo de la elección y las características de ambos candidatos de la izquierda, especialmente de Boric, movilizaron probablemente a los jóvenes a votar, a aquellos que hicieron la diferencia en el plebiscito. Nuevamente la épica, creo que hizo la diferencia en las primarias de Apruebo Dignidad”.

Fernando García dice que “la alta participación de los jóvenes es parte del proceso de transformación que estamos viviendo en Chile y está siendo clave. Quienes no participaban, con el estallido social, el plebiscito y la elección de la Convención Constituyente, empiezan a sentir que estaba al alcance de sus manos hacer cambios”. “Además, la gente no vota por quienes no conoce. Sichel y Boric son altamente conocidos. Y es probable que ambas figuras generen identificación en los jóvenes”.

Ramón Cavieres comenta que “se presume que Boric movilizó a muchos jóvenes del Frente Amplio. Ellos jugaron un rol muy importante”. El experto también consideró que “la campaña de Boric fue muy representativa en términos de descentralización”.

Juan Pérez sostiene que “la descentralización se instaló como un aspecto positivo y que vendría a reforzar lo visto en la conformación de la Convención Constituyente.  Aunque aún la Región Metropolitana tiene un peso importante, es sintomático ver que se desplaza un poco el eje electoral.  Al ver los resultados en el sur se puede ver un fenómeno interesante en favor de Boric”.

Error de las proyecciones

Ramón Cavieres dice que “en escenarios de voto voluntario, sin lugar a dudas que las encuestadoras tienen dificultad para anticipar escenarios.  Sin embargo, no se debe perder de vista que las encuestas miden el momento. Un pronóstico se debe hacer uno o dos días antes de la elección. Esa es la realidad”. “Hace dos semanas, Jadue lideraba y Lavín también. Pero en el último tramo de la elección Jadue se desgastóBoric se fortaleció y Lavín se desgastó”, agrega.

Para Juan Pérez, “hace ya varios años que las encuestas están fallando en Chile y el mundo.  Las metodologías ya no se condicen con las dinámicas ciudadanas.  Hay una desconexión evidente, no se está preguntando de manera realmente representativa. Es el momento más complejo de las encuestadoras”. El experto añade que “lamentablemente es muy baja la participación para pretender hacer proyecciones hacia las presidenciales.  Se instala el fantasma del voto estratégico”.

Juan Pérez también considera que “las acciones de la Convención Constituyente van a ir afectando al electorado. Se percibe una tendencia muy a la izquierda en las discusiones y en las propuestas… Eso puede generar o resucitar el miedo, y por lo tanto una parte del electorado puede moverse hacia la centro derecha”.

 

Dejar respuesta