SIMPLEMENTE GRACIAS

0
1137

En un infartante partido disputado ante más de 40 mil espectadores y tras empatar en los 90 y en los 30 minutos del suplemento, nuestra Selección Chilena derrotó en la tanda de penales por  4 goles a 1 a la selección de Argentina obteniendo por primera vez la Copa América.

Nadie dijo que sería fácil. Pero nadie también dijo que sería así. Con garra, con historia, con hazaña. Chile obtuvo por vez primera la Copa América 2015 y desde hoy es el  tesoro más grande que guardaremos. Desde el minuto 1 ante Ecuador, se supo que sería de esta tónica: sufrido, con pasión más que buen fútbol, pero la aferramos a nuestro cuerpo desde ese mismo minuto.

A esa altura, los medios señalaban que Chile tardó poco en adueñarse del protagonismo y, por primera vez en el torneo, el equipo argentino sintió que le robaron la pelota. El equipo de Sampaoli encontró grietas a espaldas de Rojo con las proyecciones de Isla y tanto Demichelis como Otamendi defendieron al límite.  El partido se jugó a revoluciones altísimas; sostener ese ritmo todo el primer tiempo era complejo para ambos.

CHILE-CAMPEON.-COPA-AMERICA-.La final fue para ambos. A ratos para Chile, a ratos para Argentina. Y fue así hasta los penales…

 

Argentina comenzó a aguantar y Chile sacó provecho. Mucho toque de primera, mucha pierna fuerte de ambos lados y un capítulo inicial que se diluyó entre buenas intenciones, tensión y ningún gol. Lógicamente, las piernas dejaron de responder con la misma intensidad y empezaron a cobrar relevancia otros factores: pensar, no perder la paciencia y los cambios que pudieran implementar los entrenadores.

Y en la agonía del partido, en una notable maniobra individual, Messi cedió para Lavezzi y todos pensamos que esto se acababa ahí y la historia nos escupiría en la cara. Pero no fue así, y tal como la tapada de Bravo a Agüero, todos comenzábamos a soñar con la copa.

CHILE.-CAMPEON.-COPA-AMERICA-.

El alargue no fue distinto. Chile siguió instalado en campo argentino trabajando cada avance y el combinado albiceleste intentó cortar y salir rápido. Sin embargo, las energías escaseaban, el tiempo corría y la diferencia cada vez más estaba en los pequeños detalles, donde los últimos 15 del suplementario fueron épicos. Lavezzi acalambrado, Mascherano con dificultades para caminar y esa misión ambivalente de ir por la victoria o procurar asegurarse el empate y los penales.

Los goles no llegaron y se abrió la puerta de los penales. Esa donde no sirve la garra ni el temple, sólo la concentración. Y ahí Chile fue mejor.

Matías Fernández la clavó al ángulo para el 1-0. Lionel Messi la cruzó fuerte abajo para el empate a 1. Arturo Vidal casi se lo tapa Romero, pero fue gol y era el 2 a 1.

Hasta ahí todo parejo, casi lógico. Pero Gonzalo Higuaín la mandó a las nubes y Chile quedaba en ventaja. Charles Aránguiz no debía fallar y así fue 3 a 1. Éver Banega tenía la obligación de mantener con vida a la albiceleste, pero Claudio Bravo le adivinó la intención y ya tla copa tenía medio cuerpo acá.

Y vino Alexis, que no brilló en los 90. Y vino Alexis que a pesar del bajo rendimiento Sampaoli se lo bancó hasta el final. Y vino Alexis, quien con una pachorra increíble picó el balón y dejó la copa en casa.

4 a 1 desde los doce pasos y La Roja cumplía el objetivo: campeones por primera vez de la Copa América.  

 

REVISA ADEMÁS… EL FUTURO DE LOS GUERREROS DE LA ROJA TRAS COPA AMÉRICA

                               EL EQUIPO IDEAL CONTEMPLA 5 CHILENOS 

 

 

Dejar respuesta